03 febrero 2011

DISCOS POLÉMICOS (II) Neil Young - Trans (1982)


Neil Young tiene dos grandes virtudes que le diferencian de la mayoría de los músicos rockeros de su generación: no se le caen los anillos a la hora de experimentar con su música, y le suda la polla lo que opinen los demás de sus experimentos. Su último lanzamiento "Le noise" es un claro ejemplo de ello. Tras más de cuarenta años de profesión, el canadiense sigue investigando y experimentando con el fin, supongo, de no aburrirse, de encontrar nuevas fórmulas de expresión musical sin renunciar a su esencia, y de sorprender a sus fans. En vez de hacer el mismo disco año tras año y de ofrecer el mismo show de greatest hits cada vez que se sube a un escenario, sigue poniéndose a prueba a sí mismo y a sus seguidores. Del resultado final cada uno tendrá su opinión, y todas, of course son respetables, pero él sigue su camino pasando de todo dios y tomando sus propias decisiones. Tío Neil es un ARTISTA de los pies a la cabeza, y expresa sus ideas músicales como le da la gana. A quien le guste, bien, y a quien no le guste, que le den. Ole sus huevos!.
El primer gran ejemplo de experimentación en la carrera de este hombre lo encontramos en "Trans". Tras más de 15 años de moverse entre folk, rock, blues y country, Young apostó en esta ocasión por la eléctrónica. La música de Kraftwerk era del agrado de Neil, y descubrió que a través del vocoder se comunicaba mejor con su hijo Ben, con parálisis cerebral. Así nació este extraño proyecto, mezcla de necesidad de experimentación artística y de homenaje a su hijo discapacitado. No, no todo el disco está lleno de sintetizadores. Los típicos guitarrazos del canadiense también están presentes en esta obra, lo que pasa es que la calidad de estas canciones (de las guitarreras) están más cercanas al anterior "RE-AC-TOR"(1981) que a "rust never sleeps"(1979), por lo que el resultado, pese a no ser malo, no está a la altura del mito a excepción de "like an Inca", un muy buen tema que podría haber encajado perfectamente en "Zuma"(1975). La parte experimental de "Trans", una vez superado el susto inicial, me acabó gustando más de lo espereado. No dejan de ser, en el fondo, típicas canciones de Neil Young, envueltas, eso sí, con sintetizadores, y filtradas por vocoder. Canciones (las experimentales) nada excepcionales realmente, al igual que sucede con la parte guitarrera del disco, aunque de obligada escucha para todo fan de este hombre. Si tuviera que destacar algún tema de estos, serían "computer age" ,"transformer man" y "sample and hold". Mención aparte merece la versión techno de "Mr Soul". Dura tarea el aguantar hasta el final la relectura del clásico de Buffalo Springfield. Muy dura.
La crítica no tuvo compasión en esta ocasión con tío Neil, y sus fans se dividieron entre los que admiraban el valor y la autenticidad del canadiense por haber hecho lo que sentía que tenía que hacer en aquel momento, y los que le enviaron a la mierda por, precisamente, haber perdido esa autenticidad rockera de antaño. Ay! la palabra autenticidad y los rockeros...
Por lo que a mí respecta, en mi corazoncito siempre habrá un hueco para "Trans". Ojo, que como te atrape, te puede llegar a obsesionar esa voz robótica del señor Young. A mí me pasó, y ahora que estoy escuchando el disco mientras escribo esta entrada, me está volviendo a pasar. Tengo "Trans" para una semana...
Los 80's y Neil Young: un relación complicada que daría para varios posts.
El vídeo que adjunto es de la gira de presentación de este disco. Los que no hayais oído ni visto nada relacionado con esta obra, vais a flipar en colores tanto como flipé yo la primera vez. Tío Neil sonando a Mike Oldfield! Ale, a ¿disfrutar? del vídeo.

4 comentarios:

Savoy Truffle dijo...

A mi este disco, fíjese Don Luis, me gusta, y bastante. Lo descubrí hace poco. Con el que no consigo hacerme es con el que hizo de rockabilly un año después. Un saludo.

Denis dijo...

No conocía este disco, pero estoy buscando temas por youtube y hay alguno que me encanta, gracias por el artículo Luis
un saludo

José Fernández dijo...

Yo este disco solo conseguí escucharlo un par de veces. El vocoder no es lo mío, la verdad. Un tema en el medio de un disco con el dichoso efecto, bueno, pero tantos temas con él... pff, lo siento, pero no. Los temas "normales" son otra cosa, eso si. Para mi gusto están al nivel de los mejores momentos de Hawks & Doves, o incluso de los más flojos del Zuma.

Por cierto, siempre que alguien menciona el vocoder siempre me acuerdo de una actuación de Victor Manuel de aquellos años en un programa de variedades de la tele, haciendo un playback de un tema en el que en la sección del medio usaba el efecto. Lo gracioso es que para escenificar el "gran momento" se acercaba a un gigantesco ordenador de cartón piedra y hacía como que apretaba unos botones, en plan, mira tú que moderno. Por cierto, soy el único que se acuerda de esto? Lo habré soñado?

Luis dijo...

Savoy Truffle: Yo el que no soporto es "landing on water" del 86. ¡vaya disco! Y el que me encanta es "this note's for you" del 88. Esa mezcla blues-soul-jazzera con vientos le salió redonda.

Denis: como te atrape estás perdido!

Jose Fernandez: Víctor Manuel nombrado en mi blog! Tarde o temprano tenía pensado nombrar a Raphael (este hombre merecería cientos de posts) pero VM...
Pues no sé si lo soñaste, pero me voy a poner a investigar ese dato ahora mismo. Me ha picado la curiosidad.