23 diciembre 2009

MANDALAS

Llevo unos días un poco estresado. Entre que tengo muchas cosas en la cabeza, y que la llegada de la maldita navidad que tanto aborrezco, es ya un hecho, necesito un poco de calma espiritual.
Hace un tiempo que descubrí el arte de pintar Mandalas (o Mándalas, ambas son correctas en castellano), y la verdad es que la cosa funciona.
Pintar Mandalas es una técnica de meditación, pero al contrario que las típicas posturas de yoga que todo el mundo conoce, y que unos cuantos (cada vez más) practican, la meditación es, digamos, activa. Me explico: los Mandalas son unos diagramas que suelen tener forma de círculo, y que contienen una serie de motivos ordenados simétricamente en torno a un punto central.

Dicen los budistas e hinduístas que estos diagramas son círculos mágicos energéticos que tenemos anclados en nuestro subconsciente y que son una especie de representación del macrocosmos y del microcosmos.
Si miramos a nuestro alrededor, nos daremos cuenta inmediatamente de que estamos rodeados de Mandalas: una margarita, el rosetón de una iglesia, la mitad de una naranja abierta, árboles...
La relajación que consigues al pintarlos es brutal. Se trata de colorear una serie de Mandalas ya previamente diseñados, o de diseñar tú mismo uno, para más tarde darle vida con los colores que en cada momento sientas que debes utilizar. Eso es lo bueno de pintarlos, que dependiendo de tu estado de ánimo, puedes llegar a pintar un mismo mandala de infinitas formas diferentes: si estás contento en ese momento, seguramente utilizarás colores más vivos,y si en cambio estás enfadado, te aseguro que los grises, marrones y negros predominarán en la obra.
Todavía no he diseñado ninguno, aunque en breve intentaré hacerlo. Yo pinto Mandalas ya diseñados que encuentro en libros específicos sobre el tema. Tienes decenas de ellos a tu entera disposición. Abres el libro y te dejas llevar por tu interior. Éste te llevará a elegir el adecuado y a colorearlo de una manera más o menos compleja, dependiendo, como ya he comentado antes, de tu estado de ánimo.

Personalmente los pinto a lápiz, cera y rotulador. En algunos combino las tres técnicas, y en otros sólo utilizo una o dos. Depende del momento.
Hay días que estoy media hora, y otros hora y media. Hay días que acabo un Mandala en una sola sesión, otros los acabo en dos o tres, y otros los dejo a medias, porque me puedo pasar también semanas sin pintar nada.
Cuando acabo uno en varias sesiones, me doy cuenta de mi estado de ánimo en cada una de ellas: la parte que pinté el lunes tiene colores más oscuros que la que pinté el martes, porque el martes se me empezaba a pasar el gran enfado que llevaba encima 24 horas antes, y que definitivamente se me pasó el miércoles, día que utilicé por fin los tonos claros del azul y el verde.
Resumiendo, que los mandalas crean en mi un equilibrio y relajación mental, que, como he dicho al principio del post, necesito estos días. Os animo a probar esta técnica de meditación-creación a los que no la conozcáis.

11 comentarios:

Xavier dijo...

Hola amigo, yo tambien soy de que cuando llegan estas fiestas me pongo negro
Las odio a morir ya que pienso que se ha perdido todo el significado que tenian.
Si te relaja el pintar mandalas hazlo, pero yo creo que tendrían que darnos vacaciones para podernos ir a donde nos relajaramos de verdad.
Saludos y felices fiestas.

Anónimo dijo...

Jo tambe estic d´acord si t´agrada pintar mandalas, pues vale. A mi per relaxarme en va be un porret i un bon got de vi i ...............

BONES FESTES NADALANQUES ho diuen a la tele

Emili

Luis dijo...

Xavier, unas vacaciones son perfectas para relajarse, desde luego, pero a falta de ellas....

Emili, les tres coses que proposes son també perfectes per aconseguir una total relaxació jjajajajaja

papi oso dijo...

Ei... y si quieres darle el toque final al arte "mandalil", una vez finalizada la mandala destruyela. Quémala o hazla añicos.

Con esto aprovechas totalmente el "concepto mandala"... hay que valorar las cosas en el momento y no "colgarte" de algo pasado.
Vive la mandala mientras la haces, disfrutala una vez hecha y luego... a tomar por el culo la mandala. Y a otra cosa mariposa.

Que te quiero neng!
;-)

rocknrollmf dijo...

Mandalas!!! eres un artista!

Luis dijo...

Papi Oso: Interesante apunte lo de destruirlos. Tomo nota.

Rocknrollmf: ¿artista yo? que va tío jajajajajaja. Los Mandalas que ilustran el post no son obra mía. Los he sacado de la red. Espero que nadie se enfade (glurp!) He hecho los típicos corta-pega de rigor. Los míos son más, digamos, caseros. Gracias por seguir pasándote. Nos leemos

L´Esbarzer dijo...

Lo que descubre uno!! te van los mandalas!! jarl. Con lo nervioso que soy, como no me haga una paja, mal lo tengo.

Luis dijo...

Hombre, esbarzer, hacerse una paja es otra gran técnica de relajación jajajajajajaja

Anónimo dijo...

HOMBRE , MEJOR SI TE LA HACEN Y DE MIENTRAS ESCUCHAS MOUSTAKI.

EMILI

Luis dijo...

Emili, con Moustaki es imposible hacer nada, hombre!!!!

Marian Navas dijo...

M'ha encantat aquesta entrada... Moltes Gràcies per escriure-la...