15 marzo 2010

REENCUENTRO

Mi amigo Roger tiene 67 años. Le conocí hace unos 15, cuando entré por vez primera en un antiguo bar de mi pueblo que ahora él había adquirido, y que tenía pensado orientar hacia el Rock and Roll y el teatro. Mi primera visión de Roger no pudo ser más perfecta: mientras sonaban Aerosmith por los altavoces del local, detrás de la barra había un señor cincuentón haciendo air-guitar como un poseso. Wow! yo ni siquiera sabía que ese bar Rockeaba desde hacía unas semanas, y ahora me encuentro a un abuelo haciendo air-guitar detrás de la barra. Bieeeeeeeeen! El bar estaba decorado con centenares de entradas de conciertos a los cuales habían asistido el propio Roger, su socio, y los amigos de éste. Revisé aquellas entradas un montón de veces, y no dejaba de babear cada vez que lo hacía. Allí habían entradas de todas las grandes bandas que visitaron Barcelona desde mediados de los 70 hasta mediados de los 90, más la de algún gran festival europeo, sin seguir ningún orden en especial, con lo cual te podías encontrar el ticket de Reading 1977 al lado de la de Metallica 1992, o AC/DC 1981, o Kiss 1983, o Scorpions 1986, o Barón Rojo 1985, o las del Monsters of Rock de Donington de casi todas las ediciones; Meat Loaf, Judas Priest, Rainbow, Black Sabbath, Rolling Stones, Supertramp, Genesis, Paul McCartney, Queen... la lista sería interminable.
El bar se convirtió en un oasis de placer musical para el Rockerio de mi pija ciudad, y poco a poco se fue ganando un nombre y un respeto a nivel comarcal, ya que se empezaron a programar conciertos de Blues, Rock, Pop o Jazz cada domingo por la tarde, y actuaciones de teatro de vez en cuando, a la vez que se exponían cuadros de artistas locales con el objetivo de dar a conocer su obra, y si tenían suerte, incluso vender alguno.
Por allí pasaron, musicalmente hablando, muy buenas bandas de la escena underground de Barcelona, como Traditional Tourist, Smoking Stones o Big Mama Montse, además de decenas de jovenes bandas que buscaban como locas un lugar donde tocar.
A la par que crecía el prestigio de "El Punt", la amistad entre Roger, su familia, muchos de los clientes que por allí iban, y yo mismo, subía como la espuma, y todavía conservo muchas amistades de entonces.
Inolvidable el viaje a Ginebra que nos hicimos con su Fiat Panda. Sí, nos fuimos acompañados por dos personas más en un Panda a Ginebra. Cuatro personas en un Panda, conduciendo Roger las 8 horas de viaje nocturno, pasando por la frontera Suíza con un maletero lleno de... bueno, menos mal que no nos registraron el maletero, dejémoslo ahí. Allí nos vimos con su mujer, la inmortal Monse(sin T), y pasamos unos días inolvidables para mí. Éste fue el primero de una serie de viajes con Roger que darían para varios posts. Existe una gran amistad entre ambos, y aunque nos veamos poquísimo, yo siempre le tengo muy presente.
Como he comentado, una de las artistas que pasó por "El Punt" fue Big Mama Montse, una Blues-woman catalana, con cierto nombre por estos lares, que Roger ya conocía desde hacía años. Es fácil ver los nombres de Roger y Monse(sin T) en la lista de dedicatorias y/o agradecimientos de alguno de sus discos, e incluso llegaron a hacer un espectáculo juntos en un teatro Barcelonés, donde Roger, que es actor, representaba encima del escenario, con gestos, muecas o simples miradas, las letras de las canciones que interpretaban en vivo Big Mama y su banda.
Por circunstancias de la vida, y cuando tenían un nuevo proyecto a medio hacer, dejaron de estar en contacto. De esto hace unos 10 años.
Hace unos días me enteré de que Big Mama Montse iba a actuar en un bar de una ciudad muy próxima a la mía, y decidí sorprender a Roger, que últimamente se dedica a cuidar de sus nietos todo lo que puede (tiene tres, y el cuarto está en camino). El plan era llevarlo a ese bar utilizando cualquier excusa, y conseguir que se reencontraran después de dos lustros.
Dicho y hecho. Me fui a buscarlo en moto a su casa de la gran ciudad, y me lo llevé para allí. Él no tenía ni idea de nada. Big Mama tampoco. Iba a ser una sorpresa en toda regla. Cuando entramos en el local el concierto ya había comenzado. A Roger le cambió la cara. El intercambio de miradas entre ambos era evidente. Al finalizar el show Roger se acercó a ella, y tras unos segundos de tensión palpable, se enfundaron en un abrazo y empezaron a hablar. Los colegas con los que iba, que conocieron a Roger una hora antes, pero que sabían de la sorpresa que le había preparado, me notaron emocionado. Lógico, este reencuentro, a parte de el valor personal que tiene para ellos dos, que sé que lo tiene (aunque estén otros 10 años sin verse) me trajo a la memoria una época en la que en mi pija ciudad pasaban cosas interesantes, aunque sólo ocurrieran en un lugar en concreto. Hoy en día, "El Punt" sigue abierto, aunque ya no tiene nada que ver con el "periodo Roger", ni con la época justo posterior, dónde todavía había ambiente Rockero y podías cenar o tomarte una copa mientras sonaban Van Halen o Pink Floyd. Pese a todo, sigue siendo uno de los poquísimos sitios decentes de mi mierda de pijo-ciudad, en donde es más importante el continente que el contenido desde hace ya demasiado tiempo.
Este vídeo habla de "l'avi Roger"

9 comentarios:

ROCK´N ROLL OUTLAW dijo...

Preciosa y sensible entrada, amigo. Felicidades.

¡Un saludo!

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Muy buena historia, es genial tener a personas tan entrañables y especiales en la vida de uno. Se ve que eres un gran tipo. Y paro que me pongo tontorrón.

L´Esbarzer dijo...

Ah, el Punt, su propietario y la de cosas que ha vivido este Roger!!

Un detalle por tu parte!

papi oso dijo...

Oléeeeeeeeee!
Así que fue de puta madre, no?.. me alegro neng, la verdad es que no las tenia todas conmigo.

Oueeeeeeeeeeeeeeeeee!!

Una pregunta... por que le llamas "l'avi Roger"?, para mi siempre ha sido "el papa Roger".
;-)

Luis dijo...

Rock n'Roll outlaw: gracias por tus palabras. Me alegra saber que has disfrutado leyendo la historia

Aitor: Estar rodeado de gente como Roger me hace sentir especial, desde luego.
¿yo un buen tipo? te podría presentar a más de uno que piensa que soy un cabronazo jajajajaja, pero gracias por tus palabras, hombre. Un abrazo

Esbarzer: Sí, yo también suspiro cuando pienso en la unión de "El punt"+Roger, pero en fin, la cosa acabó hace tiempo. La segunda época tampoco estuvo nada mal. De hecho, tú ibas mucho en aquella época, así que, ¿que te voy a contar?

Papi Oso: Está bien, que se entere todo el mundo: Papi Oso es hijo de Roger. Si no lo sueltas, revientas ¿eh? jajajajajaja
Todo fue muy bien, aunque en un primer momento tu padre estaba como... nerviosillo y dudoso. Cuando se acercó a ella al final del show, y se abrazaron, me sentí feliz, muy feliz.
Imprime este post y pásaselo, que seguro que le molará mucho leerlo. Besotes

Anónimo dijo...

Molt maco, Lluisma. M'ha valgut la pena.

papi oso dijo...

Tio... es que soy un egocentrico
;-)

Esta noche se lo imprimo para que mañana lo goce (le pillaré un "huevo tenga" para que pueda gozarlo al máximo).

;-)

Ke t'astimu tiu!!

rocks dijo...

Gran entrada! Qué entrañable. Quién dijo que vivir de recuerdos fuese malo? Y si encima puedes recrearlos... mejor

Luis dijo...

Anónimo: Gracies. Malgrat que se qui ets, la propera vegada signa el comentari, home. jajajajajaja

Papi Oso: tu egocentrismo es aceptado en este blog... y los huevos tenga también, of course. Petons pels quatre

Rocks: Sí, el pasado está ahí, pero ya no existe, que le vamos a hacer. La historia que explico en el blog fue también muy especial para mí, y me alegro de haber contribuído a hacerla realidad. Gracias por seguir pasando y comentando. Saludos